Opinión | El voto de conciencia

0
1163

El voto es nuestra defensa ante quienes nos han sometido al pago abusivo de impuestos, fruto del déficit fiscal más grande de la historia

 

 

Por Jesús M. Guerrero

jm-guerreroj@hotmail.com

En este nuevo año los dominicanos estamos de frente al torneo electoral que determinara quien será el primer ciudadano de la nación, el que administrara la cosa pública. Con la debacle del sistema de partidos tradicionales hay dos frentes, uno encabezado por el presidente constitucional Danilo Medina, que aspira a un segundo mandato consecutivo y el otro es liderado por la nueva cara de la política dominicana, Luis Rodolfo Abinader Corona.

Han pasado años desde la desaparición física de nuestros más grandes líderes políticos, Peña Gomez, Bosch y Balaguer, sin embargo, debo admitir con tristeza que sus ejemplos no fueron imitados, todo lo contrario; nuestros procesos electorales son reflejo de lo que somos como sociedad, violencia y una compraventa de conciencias, para luego durar 4 años con un gobierno, legisladores y alcaldes que privilegian a unos pocos y excluyen a la mayoría.

En este proceso electoral debemos remitirnos a la célebre frase del extinto profesor Juan Bosch, vergüenza contra dinero, vemos al candidato oficialista promoviendo su imagen con grandes inversiones en publicidad, con el único objetivo de crear un culto hacia su imagen, por el simple hecho de que la reelección se ha desplomado; en la acera del frente vemos un bloque opositor que con uñas y dientes se ha convertido en una realidad que pone en peligro las aspiraciones de los reeleccionistas.

Es tiempo de que nuestro pueblo comprenda la seriedad del voto, que es el arma más poderosa que tenemos los ciudadanos mortales ante las indolentes embestidas de un gobierno que se olvidó de sus promesas y sólo beneficia a los compañeritos del partido; el día de las elecciones el dominicano más humilde tiene el mismo poder que cualquier miembro de las familias de abolengo de nuestro país.

Un voto de conciencia es como un cañón de futuro, tal cual Silvio Rodríguez al describir al Che Guevara; el voto es nuestra defensa ante quienes nos han sometido al pago abusivo de impuestos, fruto del déficit fiscal más grande de la historia de nuestra media isla, producto del torneo electoral del 2012.

Anteriormente mencione los dos frentes que se adversan con miras al día 15 de mayo del corriente año, podemos cambiar este presente agónico por un futuro esperanzador, el cambio que tanto anhelamos es posible, solo si entendemos que las dadivas ofrecidas durante las elecciones salen de nuestras costillas, nos compran la conciencia con dinero que nos roban; he ahí la razón de porque nuestro futuro está hipotecado.

Votar es un derecho y ejercerlo con conciencia una obligación, no podemos seguir eligiendo 4 años de miseria e indiferencia por un día de comida y sabrá Dios cuantas pendejadas mas, votemos por el futuro, por el cambio, para que mañana podamos ver las caras de nuestros hijos sin tener que bajar la mirada con vergüenza porque por nuestra irresponsabilidad, ellos no tienen futuro.

Un pueblo culto es el peor enemigo de un gobierno corrupto, demostremos que nuestra dignidad no tiene precio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here